Sobre el compromiso

By , September 13, 2011 8:05 pm

Me he dado cuenta de que tengo un serio problema con el compromiso, en el sentido de que suelo tener un pie dentro y otro fuera en casi todo lo que hago. Por este motivo, le debo disculpas a mis estudios, a los novios que he tenido y a todas las cosas que empecé y no terminé.

Una existencia basada en el semi-compromiso es más fácil en cierto modo. Si algo sale mal, puedes salir con relativa facilidad y empezar otra cosa, o bien naturalizar situaciones no deseables hasta llegar a un punto en el que te den igual y puedas coexistir con ellas.

Os diría que es triste que me esté dando cuenta de esto a mis 31 años, pero en realidad no me siento triste por ello. Simplemente lo acepto y tengo ganas de cambiarlo.

¿Cómo me he dado cuenta de esto? El otro día leí un artículo en un blog sobre las personas no-comprometidas que me hizo darme cuenta de que nunca había me había comprometido realmente con nada hasta que:

1) Empecé mi andadura como emprendedora.
2) Empecé a entrenar cuatro o cinco veces en semana.

Dos cosas muy distintas entre sí, pero que requieren grandes dosis de sacrificio personal y… compromiso.

A raíz de estos dos factores, me he dado cuenta de que comprometerme realmente con algo me da mucha más felicidad que no hacerlo. Me siento más dueña de mí misma, más poderosa, por decirlo de algún modo. Mi compromiso pleno con estas dos cosas me permite avanzar en vertical en vez de en horizontal, que es lo que llevo años haciendo en muchos aspectos de mi vida.

Mi empresa y mis entrenamientos son las dos actividades que más feliz me han hecho sentir en toda mi vida, pero estoy segura de que no me habrían hecho ni la mitad de feliz si no me hubiera comprometido al 100%. A pesar de no poder vivir aún de lo que gano en mi empresa, y a pesar de que sigo sin estar petada, mi compromiso con estos dos objetivos hacen que acepte el presente sin excesivo dolor, porque si miro al frente veo un mundo de posibilidades. La idea de “posibilidad” me genera ilusión, la ilusión me genera motivación y la motivación hace que me parta el pecho currando. Es un buen ciclo.

2 Responses to “Sobre el compromiso”

  1. Borja says:

    Y no te olvides de la ketchupina, también le debes un disculpa jeje.

    A mi no me parece triste que te des cuenta de esto a los 31. Cada cual madura a su ritmo y en áreas diferentes cada vez, y los hay no lo hacen nunca así que bien por ti. Yo igual no tengo tanto problema para comprometerme, incluso conmigo mismo, pero seguro que hay mil cosas más en las que soy un imberbe a tu lado. Kudos to you kiddo :)

    [Responder]

    muxdemux Reply:

    ¡Me da mucha pena cuando pienso en Ketchupina! Ahí está la pobre muerta de risa en su fundita. Y es que no sólo soy una no-comprometida, sino que además luego tengo remordimientos. ¡Lo peor!

    Pues sí, cada uno madura a su ritmo. Yo no me calificaría como una persona inmadura en general, aunque sí en algunas áreas en particular, como tú dices :-).

    [Responder]

Leave a Reply

Panorama Theme by Themocracy