A Letter To Men

By , December 13, 2010 4:47 pm

Hace unos meses, la revista Esquire publicó una carta de Christina Hendricks (la sex-symbol de Mad Men, serie a la que estoy enganchadísima, a pesar de que me deprime y mosquea a ratos) a los hombres. Me encantó la carta, aunque haya partes que no secunde, así que la he traducido para poder compartirla aquí.

Para los que no queráis leer tanto nada, aquí tenéis una foto de la explosiva Christina para vuestro disfrute personal. Me consta que tiene dos atributos extremadamente prominentes y que sólo por eso gusta a la mayoría de los hombres (es una “borrica”, como diría un ex-compañero de trabajo mío), pero es una pena, porque a mí me parece una mujer muy atractiva, y nadie del sexo masculino dice nada nunca sobre lo guapa que es de cara o lo bonito que tiene el pelo.

Una Carta a los Hombres

Amamos vuestros cuerpos. Si estamos enamoradas de vosotros, amamos vuestros cuerpos. Vuestras barrigas, todo. Incluso si os sentís inseguros por algo, amamos vuestros cuerpos. ¿Sentís que no dais la talla? Amamos vuestros cuerpos. Lo aceptamos todo. Porque sois vosotros.

Hablando de vuestros cuerpos, no entendéis el poder de vuestro propio olor. Cualquier mujer que esté con un hombre, está con él en parte porque le encanta su olor. Y si no os hemos olido en un día o dos, y de repente estamos a unos centímetros de vosotros, nos derretimos. Nos embriagamos. Es intoxicante. Es embriagador.

Siempre nos acordamos de todo lo que decís sobre los cuerpos de otras mujeres. Cuando mencionáis de pasada que cierta mujer es atractiva – bien sea alguien de vuestra oficina, una mujer que pasa por la calle, una famosa, cualquier mujer en el mundo, en realidad – guardamos vuestro comentario en una caja de acero y se queda ahí para siempre.  Archivaremos el comentario en “Mujeres que le parecen atractivas”. No se trata de si nos parece bien el comentario o no. Se trata de aprender qué os parece sexy, y cómo podemos recrearlo. Se trata de conservar nuestras parejas a través de conocer lo que les gusta.

También nos acordamos de todo lo que decís sobre nuestros cuerpos, sea bueno o malo. No importa si es un cumplido. Podría ser un simple comentario. Esas cosas que decís están guardadas en la caja de acero, y las recordamos al pie de la letra. Nos acordamos de lo que llevábais puesto y de la esquina en la que estabais cuando lo dijísteis.

Nunca os quejéis de nuestros amigos, aunque nosotras lo hagamos. No importa las veces que digamos que una amiga nos está volviendo locas, no podéis insultarla. No porque nos vayáis a ofender, sino por el peso adicional que tendremos que cargar cuando estemos con ella.

Recordad lo que nos gusta. Cuando empecé a salir con mi marido, sentía una extraña fascinación por el circo y los payasos y viejas cosas de carnavales y “freakshows”. Aproximadamente un mes después de empezar a salir, me compró un increíble libro de fotos en blanco y negro del circo en los años 30, y empecé a llorar. Eso le asustó. Pensé, “dios mío, le comenté esto hace tres o cuatro semanas y hablamos del tema brevemente, pero me estaba escuchando de verdad. Y ha cogido y se ha puesto a investigar y ha encontrado esta cosa para mí”. Fue increíble.

Queremos que pidáis Whisky. Es la bebida más impresionante. Es clásica. Es sexy. Tiene un color tan intenso… El vaso, el olor. No está aguado con zumo de frutas. Es whisky. Y lo has pedido tú.

Levántate, abre una puerta, ofrece tu chaqueta. Hablamos de ello con nuestras amigas después. Decimos: “¿os podéis creer que se levantó cuando llegué a la mesa?” Hace que nos sintamos importantes. Y hace que tú seas importante porque hablamos de ello.

Nada de pantalones cortos que lleguen hasta por debajo de la rodilla. Los que son como pantalones de pescar ranas, aquellos que se quedan colgando entre la rodilla y la pantorrilla. Basta ya de esos pantalones cortos. Son los pantalones más lamentables del mundo. Nunca deberían llevarse. A ninguna mujer le gustan.

Además, nada de camisetas sin mangas, al menos en público. Una camiseta sin mangas es ropa interior. Estás yendo por la calle en tu ropa interior. Es demasiado.

Ningún hombre debería estar en Facebook. Es una invasión de la privacidad de todo el mundo. Realmente no lo puedo soportar.

Esto no lo sabéis, pero cuando volvemos de una cita, nos da palo la transición de nuestro conjunto mono a lencería sexy. No sabemos cómo hacer esto con elegancia.  Es embarazoso. Tenemos que encontrar el modo de irnos a otro cuarto, ponernos el conjunto como si nada, y luego salir en plan “¡Mírame! ¡Mira la cosa tan sexy que he hecho!”. Para vosotros ocurre todo en un abrir y cerrar de ojos. Es todo muy embarazoso, que lo sepáis.

“Bragas” es una palabra maravillosa. ¿Cuándo dejásteis de decir “bragas”? Es sexy. Es mono. Es travieso. Decidlo más.

Acerca de los los mirones: los hombres que miran, miran muchísimo. No nos insulta. Realmente ni nos inmutamos. Simplemente es… bueno, es que es un poco infantil. Lo cual es irónico, ¿verdad? Los hombres que nos miran las tetas constantemente nunca son los hombres por los que nos sentimos atraídas.

Hay palabras mejores que preciosa. Radiante, por ejemplo. Es una palabra infrautilizada. Es una palabra muy especial. “Eres radiante”. Además: mágica, sensual, embriagadora, encantadora, atractiva.

El matrimonio cambia pocas cosas. Las únicas cosas que harán que un  hombre casado consiga echar un polvo, y que no harán que un hombre soltero consiga echar un polvo, son el adulterio y las prostitutas. Vuestra inteligencia y vuestro sentido del humor (y vuestro olor) harán que consigáis echar un polvo. Eso es lo que os hacía conseguir echar un polvo cuando estábais solteros. Eso es lo que os hará conseguir echar un polvo cuando estáis casados. Todo sigue funcionando en el matrimonio: especialmente la inteligencia y el humor. Porque la cosa más sexy es conocerte de verdad.

(Si queréis leerla en inglés y ver más fotos cañeras de Christina, id aquí. )

4 Responses to “A Letter To Men”

  1. Borja says:

    Pues por lo que sé los puntos 1, 2, 3, 4 y 6 son ciertos jeje, el resto supongo que depende mucho de cada una :)

    Supongo que debe ser inevitable quedarse mirando a esta chica, ya te molen ese tipo de peracas y te parezcan una desproporción, atraen la mirada con una fuerza superior a la gravedad de la tierra que nos mantiene con los pies fijos en el suelo jajaja

    [Responder]

    muxdemux Reply:

    Pues sí, esos son los principales puntos con los que estoy de acuerdo.

    Es inevitable mirar… ¡la mirada se desvía sola! A mí me pasa con todas las desproporciones evidentes (narices, culos, manos… no seas malpensado que te veo vení :P), no puedo evitar mirar, me gusten o no.

    [Responder]

  2. Jose Feria says:

    jaja

    A mi me gusta este punto:
    Queremos que pidáis Whisky. Es la bebida más impresionante. Es clásica. Es sexy. Tiene un color tan intenso… El vaso, el olor. No está aguado con zumo de frutas. Es whisky. Y lo has pedido tú.

    “Es la bebida más impresionante” XD …suena asi cómo que estas bebiendote algo mágico a lo harry potter que no todo el mundo puediese beber o pedir XDD

    [Responder]

    muxdemux Reply:

    JAJAJAJAJAAJJA

    “suena asi cómo que estas bebiendote algo mágico a lo harry potter que no todo el mundo puediese beber o pedir” –> realmente no todo el mundo puede… ¡¡¡yo me quedé muy impresionada una noche que os vi al Ed y a ti bebiendo chupitos de Jackie-D!!! xDDDD Pensé en pediros que fuerais mis maridos de lo impresionada que me quedé ;-).

    [Responder]

Leave a Reply

Panorama Theme by Themocracy